Cada vez son más pacientes los que piden ortodoncia invisible, sobre todo por razones estéticas. Sin embargo, existen varias diferencias entre los brackets tradicionales y los alineadores transparentes.

 

Hay sonrisas que enamoran, como la de Julia Roberts ¿A quién no le encantaría tener unos dientes tan bonitos y alineados? Posiblemente te encuentres en la situación de tener que ponerte una ortodoncia y no sabes si optar por la tradicional o usar la técnica invisible, pero… ¿Cuáles son las diferencias? Cada vez más los usuarios optan por una ortodoncia invisible, os explicamos por qué en este post.

 

¿Qué es la ortodoncia y para qué se emplea?

Dentro de las diferentes especialidades que engloba la odontología se encuentra la ortodoncia. Es la parte dedicada al tratamiento de aquellas piezas dentales que, por algún motivo, han quedado mal posicionadas y dificultan la mordida, además de provocar otro tipo de dolencias asociadas.

A la hora de escoger entre una ortodoncia invisible y unos brackets tradicionales entra en juego principalmente la comodidad. Ambos tratamientos son totalmente eficaces. A algunas personas les gusta más el toque vintage que aportan los brackets, y a otras, que no se note nada, pero lo que es realmente indiscutible es la comodidad de los alineadores.

 

Brackets tradicionales: Lo mejor y lo peor

Lo positivo de los brackets tradicionales es que son más económicos. Son correctores que se mantienen adheridos a la superficie de los dientes y son fijos, no se sacan, lo cual es bueno para pacientes olvidadizos o poco disciplinados. También permiten la personalización al gusto de cada paciente pues existen varios modelos y colores para elegir.

Sin embargo, se han puesto de moda los alineadores invisibles por una razón sencilla: a la mayoría no nos gusta cómo se ven los aparatos en la boca, incluso si podemos elegir el color. Esto puede provocar algunos problemas de inseguridad, autoestima, pero no es la única desventaja.

Al no ser removibles, la higiene dental puede ser más complicada, y además resulta más difícil adaptarse a comer con ellos durante los primeros meses de tratamiento. Todas estas desventajas son las que impulsaron la aparición de los alineadores transparentes.

 

Ortodoncia Invisible. Pros y contras

La Ortodoncia invisible una opción de alineadores transparentes que en vez de utilizar que corrigen los dientes de la misma manera y se puede sacar para comer siempre y cuando lo utilices durante el resto del día.

Una de las mayores ventajas que brinda este tratamiento es que no irrita tus mejillas ni tus encías, no te dará problemas para comer o beber, y es mucho más fácil de mantener tus dientes, encías limpias.

Pero no todo es perfecto, y sabemos de algunas desventajas que debes conocer. Por ejemplo, el hecho de que sea removible lo hace una mala opción si no eres disciplinado, ya que si no lo llevas puesto la mayor parte del día el tratamiento no tendrá un correcto efecto y se alargará la duración de este.

También hay algunos pacientes con problemas dentales más complejos con los que no es recomendable utilizar alineadores invisibles. Por ello, la mejor opción es consultar con tu odontólogo para conocer la opción que mejor se adapta a tus necesidades.